Argentina_Bosque Patagónico rt crop

(Ver el texto en español más abajo)

By Patricia Toquica, UN-REDD Programme Knowledge Management Specialist for Latin America and the Caribbean, with contributions from Leandro Fernandez, Argentina’s Government REDD+ Focal Point, and Marco Chiu, UN-REDD Programme Regional Technical Advisor.

A significant step forward in the preparation phase to reduce emissions from deforestation and forest degradation (REDD+) can be expected in Argentina thanks to successful coordination between the country’s government, the UN-REDD Programme and the Forest Carbon Partnership Facility (FCPF).

In many countries, one government team is often in charge of coordinating work related to the United Nations Framework Convention on Climate Change, the UN-REDD Programme and the FCPF. Yet for partner countries, this poses challenges in terms of coordinating processes, project documents and requirements from each of the Programmes, sometimes resulting in duplication of efforts.

In several REDD+ forums in Latin America and the Caribbean (LAC), countries have spoken of the need for effective coordination to optimize financial and human resources, streamline processes and enable further progress towards common goals of the REDD+ readiness phase.

An example of effective coordination in this regard was recently initiated in Argentina. Following meetings among the government and representatives of the UN-REDD Programme and FCPF, it was agreed that a common work plan would be developed, a single project unit created and that the main elements would be identified for a conceptual framework around Strategic Environmental and Social Assessment (SESA) and Stakeholder Engagement in the context of REDD+. This framework was developed on the basis of a common approach for the development of the country’s future REDD+ National Strategy.

These agreements in Argentina have been helpful in clarifying other topics and led to content edits of the country’s R-PP (Readiness Preparation Proposal). Beyond Argentina, this coordination will be also beneficial for countries such as Paraguay and Honduras, as well as other Latin American and Caribbean countries that are mobilizing resources for REDD+ programmes in the readiness or implementation phases. Like Argentina, these countries must reduce transaction costs and define, to the greatest extent possible, common conceptual and methodological approaches to support programmes with similar objectives. Argentina’s experience

After joining the UN-REDD Programme in 2010, Argentina was invited to apply for funding through the National Programme modality in June 2013. The country is currently in final negotiations to sign the project document that will give way to the implementation of REDD+ activities. With the FCPF, the Argentine government is also in the last administrative steps for signing the grant agreement. It is expected that implementation of the two programs will start in 2015 and be developed in coordination among the government, the UN-REDD Programme and FCPF.

In 2014, during the design phase of the activities that the UN-REDD Programme and FCPF will support in Argentina, several factors contributed to a favorable collaboration among stakeholders. These included political will, openness for discussions on technical issues, and a willingness to find solutions to the challenges encountered. Two editions of UN-REDD Programme targeted support have also strengthened capacities to create an environmental and social Safeguards Information System and allowed for a platform to be set up to disseminate information for the National Forest Monitoring System.

In June 2014, the UN-REDD Programme Policy Board accepted Argentina’s proposal and allocated approximately US$ 3.8 million for its National Programme. From then on, both the UN-REDD Programme and the FCPF expressed their intention to coordinate actions. A preliminary agreement was subsequently reached to share information and work plans in order to avoid the duplication of efforts.

In October 2014, a joint mission and trilateral meeting took place with government focal points and representatives from the UN-REDD Programme and the FCPF to work on stakeholder engagement – achieving substantial progress. A common conceptual framework for the SESA and complementary activities was defined, while the stakeholder engagement processes was agreed on by the government and UN-REDD Programme. This framework builds on a specific proposal for the creation of a REDD+ National Strategy. SESA will be developed gradually in way that allows for inputs to be taken into account while the strategy progresses. Work on stakeholder engagement cannot be disconnected from the SESA process, it was furthermore agreed, with critical moments and actions defined for avoiding this.

A further key agreement reached in Argentina will see a single project operating unit work with both the UN-REDD Programme and the FCPF. The unit already has a draft organigram, while roles and functions have been identified to serve the initial objectives.

Finally, the general elements for a joint UN-REDD Programme-FCPF workplan on SESA and stakeholder engagement was drawn up.This is an unprecedented milestone for the REDD+ programme in the region and will not only allow for more efficient organization but will also facilitate progress in how resources for REDD+ are managed in the country.

 

—————————————————————————————————————–

Exitosa coordinación en Argentina en preparación para REDD+

Un avance significativo se anticipa la fase de preparación para reducir las emisiones por deforestación y degradación de bosques (REDD+) en Argentina tras la coordinación establecida entre el gobierno y los programas ONU-REDD y FCPF.

En muchos países el mismo equipo y recursos humanos de las entidades de Estado, usualmente se encargan de los temas relacionados con la Convención Marco de Naciones Unidas sobre Cambio Climático, el programa ONU-REDD y el Fondo Cooperativo para el Carbono de los Bosques del Banco Mundial (FCPF por sus siglas en inglés).

Desde la perspectiva de los países socios, esto supone retos en la coordinación de procesos, documentos de proyecto y requerimientos de cada uno de los programas, causando en ocasiones duplicación de esfuerzos y requisitos. En varios foros sobre REDD+ los países en Latinoamérica y El Caribe han mencionado la necesidad de lograr una efectiva coordinación para optimizar recursos financieros y humanos, agilizar procesos y permitir un mayor avance en objetivos comunes durante el desarrollo de la fase de preparación para REDD+.

Un ejemplo de una efectiva coordinación fue iniciada recientemente en Argentina, donde tras reuniones tripartitas entre el gobierno y representantes de los programas ONU-REDD y FCPF se acordó desarrollar un plan de trabajo general, crear una unidad de proyecto común, así como establecer los elementos generales de un marco conceptual conjunto en torno a los temas de Evaluación Estratégica Social y Ambiental e Involucramiento de Actores (más conocidos como SESA y SE por sus siglas en inglés) en el marco de REDD+. Dicho marco conceptual fue elaborado teniendo como base un enfoque común para el desarrollo de la futura Estrategia Nacional REDD+ del país.

Estos acuerdos en Argentina han permitido clarificar otros temas, que han sido extendidos a ediciones en el contenido del R-PP (Readiness Preparation Proposal por sus siglas en inglés) del país.

Este logro será muy beneficioso no sólo para Argentina, sino también para países como Paraguay y Honduras por ejemplo, así como otros en la región de Latinoamérica y El Caribe que están gestionando su involucramiento formal para movilizar recursos bajo los programas de preparación para REDD+ o que están ya en fase de implementación de las actividades de preparación. Al igual que Argentina, estos países tienen la necesidad de reducir los costos de transacción y definir, tanto como sea posible, enfoques conceptuales y metodológicos comunes con los programas de apoyo de objetivos similares.

La experiencia de Argentina

Argentina es miembro del Programa ONU-REDD desde el 2010 y en junio de 2013 fue invitado para postular a financiamiento mediante la modalidad de Programas Nacionales. Actualmente se encuentra en las gestiones finales para la firma del documento de proyecto que dará paso a la implementación de las actividades de preparación para REDD+. Con el FCPF, el Gobierno argentino aún se encuentra también en los últimos pasos administrativos para la firma del acuerdo de donación. Se espera que la implementación de los dos programas inicie en 2015 y se desarrolle de manera coordinada entre el Gobierno, el Programa ONU-REDD y el FCPF.

Durante la fase de diseño de las actividades que el Programa ONU-REDD y el FCPF apoyarán en Argentina, en 2014 se evidenció un entorno de colaboración favorable entre las partes involucradas, incluyendo factores como voluntad política; apertura para discusión de aspectos técnicos; y una buena disposición de las partes para encontrar soluciones a los desafíos encontrados.  Asimismo, dos apoyos dirigidos (Targeted Support) del Programa ONU-REDD han fortalecido las capacidades en torno a la creación de un sistema de información de salvaguardas ambientales y sociales y permitido la construcción de una plataforma de difusión de la información del Sistema Nacional de Monitoreo de Bosques, integrando información social, registro de planes y proyectos en el terreno y otros datos asociados a la información forestal.

Es en junio de 2014 que la Junta Normativa del Programa ONU-REDD  acepta la propuesta de Argentina y asigna aproximadamente US$ 3.8 millones para su Programa Nacional. Desde entonces se hace manifiesta, junto con el FCPF,  la intención de coordinar acciones y se establece un preacuerdo de compartir información y planes de trabajo con el fin de evitar la duplicación de esfuerzos.

En octubre de 2014 se lleva a cabo una misión conjunta y reunión trilateral entre los puntos focales del Gobierno de Argentina a cargo del tema, y representantes del Programa ONU-REDD y el FCPF en torno al trabajo de involucramiento de actores. En la misma, se logró un substancial avance al definir un marco conceptual común para la Evaluación Estratégica Social y Ambiental (SESA por sus siglas en inglés) y actividades complementarias tanto de este proceso como en el de involucramiento de actores que el Gobierno argentino había acordado con el Programa ONU-REDD. Este marco, toma como base una propuesta específica para el desarrollo de la Estrategia Nacional REDD+, a través de la cual, se acuerda desarrollar SESA de manera paulatina, a medida que se desarrolla dicha Estrategia y de manera que provea insumos para el afinamiento de esta última. Igualmente, se acuerda que el trabajo en involucramiento de actores, no puede ser desconectado del proceso SESA y se definen los momentos y acciones críticas para ese efecto.

Así mismo, un acuerdo fundamental que se logró dentro de este marco en el caso de Argentina es el de trabajar con una sola unidad operativa del proyecto, tanto para el Programa ONU-REDD como para el FCPF. Esta unidad cuenta ya con un borrador de organigrama, así como roles y funciones que sirven para alimentar los objetivos iniciales de estos acuerdos.

Finalmente, también se consiguió establecer de manera general los elementos para desarrollar un plan de trabajo común entre el FCPF y el Programa ONU-REDD, hito sin precedentes en el programa REDD+ en la región, en las áreas de SESA e involucramiento de actores, aspecto altamente relevante pues no sólo apunta a una más eficiente organización sino que facilitará el avance en la gestión de los recursos de preparación para REDD+ en el país.